Con la pandemia global del coronavirus que asota el planeta, la cuarentena se está convirtiendo en una manera de intentar controlar la trasmisión del virus. Sin embargo,  investigadores del King’s College de Londres (Reino Unido) advierten que este tipo de aislamiento produce efectos psicológicos negativos que tienen consecuencias directas en la salud mental.

Este brote epidémico puede afectar las redes de apoyo social cuando más se necesitan, dejando a las personas aisladas y vulnerables. Se deja de visitar a los amigos y familiares, y para completar, muchos lugares como sitios de trabajo, colegios, universidades, terminales de transporte, lugares de culto, escenarios deportivos y culturales, llegan a cerrar por el temor a la propagación del virus.

Es así, que la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” – Regional Cochabamba, bajo la premisa de cuidar el bienestar de su comunidad, decidió brindar apoyo psicológico a través de medios digitales como WhatsApp. Para ello, se tiene a seis especialistas disponibles durante distintos turnos para atender la necesidad de salud mental a las personas que los contacten.

Principalmente, la ayuda es para la comunidad universitaria, sin embargo, se puede extender para la población en general.